Search

ESPAÑOL- La educación como medio para fortalecer a las minorías

Updated: Sep 15, 2021


Las minorías siempre van a ser una parte fundamental de las naciones en diversos contextos. Por ejemplo, Mara Lisa Arizaga, Master en Economía, Sociedad y Cultura China, relata en uno de sus trabajos sobre la importancia que han tenido las minorías en la estabilidad política de ese país y cómo el gobierno comunista que se instauró en 1949 tuvo en cuenta el potencial de estos grupos para mantener la cohesión territorial. O sin irnos tan lejos, las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos han visto cómo el voto afrodescendiente o latino se ha convertido en bastión para quienes aspiran a la Casa Blanca.


Para la nación norteamericana, las minorías se han vuelto esenciales y han aumentado su presencia en el territorio, volviéndose trascendentales en la toma de decisiones de asuntos de la cotidianidad.





Entendiendo a las minorías, bajo el concepto de Francesco Capotorti, como un grupo que es inferior numéricamente al resto de la población de un Estado, que no tiene una posición dominante y donde sus miembros tienen características étnicas, religiosas o lingüísticas diferentes a los demás, se hace fundamental la preservación de su cultura y tradiciones, teniendo en cuenta que muchas de ellas hacen parte de la historia de las naciones y su legado se convierte en un patrimonio digno de preservar en el tiempo.


Sin embargo, la lucha para que las minorías tengan mayor visibilidad, puntualmente en Estados Unidos, se ha venido tejiendo desde la década de los sesenta cuando, por ejemplo, el "Verano de la Libertad" logró que se aprobara la Ley de Derechos Civiles que benefició a afroamericanos y otras minorías para recibir incentivos para la apertura de negocios, y que desprendió el inicio de la participación de afrodescendientes en la política. Esto incentivó a que otras minorías, como los hispanos o los asiáticos, vieran la oportunidad de ver cumplir sus derechos en un país que se formó a partir de la inmigración.


Según el censo de 2017, en Estados Unidos el 73% de la población es de raza blanca, siendo una mayoría; mientras que los hispanos significan el 17.6%, los afroamericanos el 12.7% y los asiáticos el 5.4%. Estos datos, a pesar de enfocarse en la división poblacional, también tienen directa relación con los ingresos y el indicador de clase social: por ejemplo, un hogar blanco puede llegar a ganar casi 20 mil dólares más anuales respecto a un hogar afroamericano, y hasta 13 mil más que uno hispano. Un asunto que además dispara la tasa de pobreza, que termina siendo tres veces más grande para los negros que para los blancos, según un estudio publicado por Mary Pattillo, doctora en Filosofía de la Universidad de Chicago.

Estas diferencias expuestas anteriormente también tienen una relevancia en la educación, ya que se ha comprobado que los blancos tienen mayores probabilidades de recibir un título universitario, generando una desventaja ante las minorías.


Grinberg, Price y Naiditch, en el texto “Escolarización y Clase Social en los Estados Unidos”, dejaron en evidencia los contrastes que pueden existir, en este caso, entre los inmigrantes y los nacidos en Estados Unidos desde el plan de estudios y la pedagogía. En una escuela secundaria con un significativo número de niños mexicano-estadounidenses, quienes sus padres trabajan como empacadores de carne en una fábrica, recibieron educación orientada al desarrollo de habilidades que les asegurara un puesto en aquella empresa local, cerrándoles la oportunidad de obtener crecimiento y lograr un futuro distinto a de sus parientes.


Lo cierto es que romper estos cánones requiere de un trabajo con decisiones de enfoque transformador en muchos campos, siendo uno de ellos la educación, donde la escolaridad deje de estar relacionada con la clase social. “Estas decisiones pueden abrir o cerrar las oportunidades, y no se puede ser ‘neutral’ porque la neutralidad funciona a favor del status quo”, afirman Jaime Gringber y Elizabeth Saavedra.


Uno de los casos más representativos es la población asiática en Estados Unidos, quienes en el último tiempo se han convertido en una “minoría en ascenso” gracias a que el éxito en sus estudios les ha ayudado a ocupar posiciones sólidas en la sociedad estadounidense, tal como la expresa un artículo publicado por la BBC.


En Tierra & Friends reconocemos la importancia de las minorías y la búsqueda de un mundo donde la igualdad sea protagonista. Cambiar estos paradigmas pueden lograr una mejor sociedad, y sabemos que gracias a la educación y música podemos ayudar a conseguirlo.






Referencias:

  • Organización de las Naciones Unidas. Derechos de las minorías: Normas internacionales y orientación para su aplicación.

  • González, M. (2002). Las minorías étnicas en Canadá, Estados Unidos y México. Comercio Exterior, 52(1), 80-90.

  • Grinberg, J., Price, J., & Naiditch, F. (2016). Escolarización y Clase Social en los Estados Unidos. Educação, 39(1), 46-55.

  • Pattillo, M. (2010). La posición intermediaria de los afroamericanos de clase social media en Estados Unidos. Palobra: Palabra que obra, (11), 104-121.

  • Cuál es el grupo étnico mejor pagado de Estados Unidos (... y no son los blancos) – BBC Mundo

  • Grinberg, J.; Saavedra, E. The Constitution of Bilingual/ ESL Education as a Disciplinary Practice: Genealogical Explorations. Review of Educational Research, v. 70, n. 4, p. 419-441, 2000



7 views0 comments

Recent Posts

See All